Vecinos verdes

Por: María Dolores Altamirano Hernández
Vecinos verdes Me agradan las calles y avenidas de la ciudad porque en ellas observamos una gran variedad de árboles que acompañan y enmarcan las múltiples fachadas de casas y edificios de los fraccionamientos y colonias del puerto. Algunos árboles son parte de la historia de la ciudad y sus grandes ramas proporcionan una agradable sombra a los caminantes. Es agradable recorrer largas avenidas con muchas palmeras que se mueven sutilmente con la brisa del mar y observar las variadas formas de árboles con largas ramas que ofrecen un techo natural a los automóviles.

Sí, me agradan las calles y avenidas de mi ciudad porque mis vecinos verdes dan refugio y alimento a diferentes especies de palomas, pichos, cotorros, ardillas, pájaros carpinteros, gatos y algún otro animalito que gusta de vivir y convivir con nosotros. Las ardillas, fanáticas de las almendras, son audaces animalitos que caminan rápidamente sobre el cableado que atraviesa la calle y el cortejo amoroso de las palomas encuentra su refugio entre las ramas de los almendros.

Somos afortunados por la riqueza que nos dan los árboles que nos rodean. Si bien este artículo no pretende ser un informe nutricional o botánico si me gustaría compartirles algo sobre ellos… Mis vecinos verdes.

Del primer vecino verde solo observo algunas de sus ramas que sobresalen de la barda donde habita. El lugar donde vive es un amplio jardín silencioso, el cual está muy bien cuidado. Las ramas del Nanche, en su época de florecimiento, hacen caer decenas de bolitas amarillas que cubren la banqueta. A las palomitas y pichos les encanta picotearlas. A veces no se puede caminar por la banqueta ya que se tiene el temor a resbalarse con la cáscara de los frutos que han sido pisados. Es agradable percibir el olor que perfuma el ambiente. Para algunas personas es inevitable la tentación de recogerlos.

Otros vecinos verdes son los altos almendros, fuertes guardianes que custodian la calle. A veces sus grandes ramas se entretejen formando un enorme techo natural. Las almendras son el alimento favorito de la familia de ardillas que gusta visitarnos. A muy temprana hora se observan dos o tres ardillas que juguetonas parecen bailar entre las ramas de los árboles y los diferentes cables sostenidos por los viejos postes. En seguida se observan como cortan y pelan las almendras… Una lluvia de cascaritas verdes cae sobre la calle. Es agradable verlas como disfrutan comerlas.

Es cierto que a veces solo nos percatamos de una parte de nuestro entorno y este es el caso de otro de mis vecinos verdes. Lo veía, me era indiferente, uno más del montón y que desconocía por completo de su existencia.

Mi encuentro con él fue desconcertante. Me invitaron un poco de dulce elaborado con su fruto. Observé los pequeños pedazos cubiertos con una miel oscura y brillante. Comí con sumo cuidado una pequeña porción cubierta por mucha miel (si tiene un mal sabor, la miel lo cubrirá… pensé). Lo probé y de inmediato detecté un sabor agradable y muy parecido al higo, pero… este es más sutil, más delicado. Confieso que comí durante la semana algunos pedazos más de este agradable dulce. Intrigada, pregunté de dónde provenía este fruto y me informaron que a unos cuantos pasos, en la acera de enfrente, vive el pequeño árbol llamado Níspero. Así que me di a la tarea de informarme sobre este y su fruto, llamado del mismo nombre, y que me parece interesante compartir.

El Níspero (Eriobotrya japónica) es un pequeño arbolito que da una fruta redonda que en su proceso de crecimiento pasa de color verde a anaranjado. Tiene una pulpa carnosa y dentro tiene una semilla marrón gruesa (que no se debe consumir porque es dañina para la salud). El árbol pertenece a la familia botánica llamada Rosáceas así como las peras, ciruelas, cerezas o manzanas.

Este árbol y fruto es originario de Asia menor y nos aportan 50 calorías por cada 100 gramos. Esto es de cada 100 gramos de níspero 85 gramos son agua, 12 gramos son hidratos de carbono, 1.7 gramos de fibra, 0.4 son de proteína vegetal y 0.2 son grasas. Nos aporta vitaminas C, E, B1, B6, B2, A (carotenos), B9. También tienen una acción astringente, antiinflamantorio, antidiabética, antidiarreíca, digestiva, antioxidante… También es llamado ciruela japonesa.

El níspero se come fresco, en mermeladas o en dulces y de acuerdo con la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), en México se cultivan las variedades Tanaka y Argelino de las que se producen más de 90 toneladas al año y el estado de México es el líder productor a nivel nacional.

Por supuesto que me agradan las calles y avenidas de mi ciudad y valoro a mis vecinos verdes que nos invitan a conocerlos y disfrutarlos en diferentes épocas del año… y que sin lugar a dudas son los que dan… ¡Sabor a Veracruz!

Ma. Dolores Altamirano Hernández es egresada de la Facultad de Pedagogía de la Universidad Veracruzana y con maestría en Educación Superior por la Universidad Cristóbal Colón. Docente desde hace 20 años desde el nivel medio hasta postgrado. Colaboradora en varios proyectos culturales como Café Literario y Círculo de lectores para adolescentes.



© 2012-2018 Destinoveracruz.com. Algunos derechos reservados.