El que se mueva baila el twist

Por: Miguel Angel García Romero
El que se mueva baila el twist A las estatuas de marfil, uno dos y tres así, el que se mueva baila el twist. Bienvenidos Al toque del recreo, ¿listos para jugar?, hoy abordaremos un juego muy sencillo, pero no por ello menos divertido, ¡correcto! Las estatuas de marfil, una bella ronda en la que un grupo de niños y niñas, tomados de la mano y entonando la canción, giran hacia un lado y cuando termina el canto se detiene el movimiento en la posición en la que hayan quedado.

Pacientemente, se observan unos a otros hasta distinguir el mínimo movimiento de alguno de ellos, obviamente quien se mueve pierde y tendrá que pasar al centro de la rueda para bailar el twist. El juego es tan sencillo que sólo habrá que repetirlo hasta que se agote en tiempo y diversión de los pequeños. Sin embargo, entre las aportaciones de esta legendaria ronda a la educación infantil, quiero resaltar dos: la inhibición y la expresión corporal.

 1. La acción inhibitoria

En relación a la autorregulación, la capacidad de cuestionar y controlar nuestros impulsos en situaciones estresantes depende de la comunicación existente entre los lóbulos prefrontales y la amígdala, y la capacidad de dichos lóbulos para inhibir los mensajes de la amígdala cuando las “urgencias” de ésta no tienen razón de ser.

 El desarrollo de esta competencia es la que en el futuro permitirá detectar ciertas señales (sudor de manos, agitación de la respiración, “mariposas” en el estómago, etc.) de que estamos a punto de “perder la cabeza” y nos permitirá calmarnos en situaciones estresantes de la vida adulta, como son las crisis laborales o familiares, impidiendo la “huida” o la “pelea” ante situaciones que se pueden resolver cuando se tiene la suficiente claridad mental.  

Las estatuas de marfil permiten que niños y niñas inhiban su impulso a moverse y desarrollen la paciencia del observador, favoreciendo la capacidad de cuestionar sus impulsos, fortaleciendo la comunicación entre la amígdala y los lóbulos prefrontales.  

2. La expresión corporal

Existen dos momentos clave que señalar en lo que respecta a la expresión corporal; primeramente, la posición que asumen niños y niñas cuando se detiene la ronda y se hallan inmovilizados; al principio esta posición es natural, pero conforme aumentan las repeticiones del juego, las posturas que guardan los niños son cada vez más graciosas y deliberadas, así que la expresión corporal (y me atrevería a decir que la apreciación también) hace su aparición porque esta parte del juego se convierte en un concurso aparte donde cada vez se quiere ser el más gracioso.

Así podremos observar a pequeñitas y pequeñitos parados en un pie, recargados en el compañero, con una mano en el piso, con la lengua de fuera y una lista interminable de improvisaciones corporales.

Un segundo momento de la expresión corporal es cuando se baila el twist, poco a poco los niños se animan más al baile, que además es muy breve y sencillo.

Sin duda –y por obviedad- la inhibición y la expresión corporal se nutren mutuamente ya que cuando se ha inhibido el impulso a moverse, “perder” dará como “castigo” bailar y es lo que precisamente el cuerpo requiere: moverse (aunque aclaro que esto no es una regla) y si algún jugador se siente incómodo con el baile, es precisamente el momento de inhibición lo que le permitirá cuestionar sus emociones.

Existen más juegos de inhibición en la tradición mexicana y latinoamericana, pero ya los iremos revisando más adelante, además ya sonó la campana, así que nos vemos Al toque del recreo.

Miguel Angel García Romero es Licenciado en Educación Musical por la Facultad de Música de la Universidad Veracruzana (UV), compositor de música popular, recopilador y creador de música y cuentos para público infantil, maestro de música en el nivel básico (SEV), director y fundador de la Orquesta de Flautas Barrocas de la ELMIVEC (Escuela Libre de Música del Instituto Veracruzano de la Cultura) y creador de los talleres sobre música corporal: “Chiflando y Aplaudiendo” y “Yo tambor”. Actualmente realiza un trabajo de investigación sobre la música corporal y su incidencia en el desarrollo de las inteligencias emocional y social.




© 2012-2018 Destinoveracruz.com. Algunos derechos reservados.