Amor por el poder y el corazón

Por: Maite Ramírez Solano
Amor por el poder y el corazón Sin llegar a ser un suplicio que se hunde ensangrentado del dolor, la pena y el desagrado... El corazón; lo disimula tan fácil como una mariposa que vuela dulce sin fronteras...

Bañado de la aurora y la elegancia del rojo vino que la sangre en un latido le come, le consume y le mata; el poder llega y lo toma de la mano para encaminarlo sin darle mucho juicio...

No soy cobarde por querer huir de este camino pero que pinche remedio me dan si no hayo para dónde ir, ya no me alcanzan los cubitos para seguir jugando y hasta he tenido que pedir unos prestados...

Es el destierro el que mata a los pobres mal nacidos y hambrientos que circulan cuando hay pan a la orilla del camino... Lo toman todo para ellos sin compartir empachándose las barrigas hasta reventar dejando desvalidos y necesitados en el vacío, caminan y hacen como que no los ven...

Sangra el corazón en un latido por la fuerza que ruge con el estruendo de una voz que grita: ¡Estamos cansados!... Y no hay respuesta...

Llega el silencio que guarda con dolor el rencor que estos ojos vieron, guarda paciente las palabras y los rumores que llenan ese costalito cargado a un costado y que tanto pesa... ¿Cuántos no están ya cansados?...

Es como una enfermedad que consume hasta los huesos; llega el egoísmo, la rivalidad y el menosprecio; hacen un estudio clínico y se dan cuenta que no existe tratamiento para esa afección, que se ha vuelto un vicio y juegan a la ruleta rusa con el poder...

Ya no se puede hacer nada, parece que es muy tarde... El corazón llora dentro de un cuerpo que aún se siente tibio y no ha sido infectado... ¿No ha sido infectado o no se ha enamorado del poder?...

¡Cállate la boca!... Que por andar hablando mal de amores vendrán a jalarte las patas y después ni el tenis te va a quedar...

Tan sencillo que es verlos jugar con sus propias heces y mirar cómo pasan impecables cuando están embarrados hasta la última costura de los lienzos que los arropan...

No es el corazón quien tiene la culpa por haberse enamorado del poder, son aquellos proclamados como hijos y que pertenecen al pueblo...

Un pueblo que con el cuerpo infectado solo se escucha quejarse pero no se levanta a tomar sus medicinas, no se acicala, no se une...

Me duele el corazón por la experiencia y el momento, siento un nudo en la garganta porque tengo descendencia a quien darle de comer, darle una formación, un orgullo, muchas oraciones y fuertes palabras para que aprenda a estar firme ante los chingadazos, ya que por más que le estiro al chicle no logro llegar para la otra orilla...

Pero ojos que no ven, corazón que no siente... Te he de velar por las noches tan bien; que ni vas a poder dormir...

¡Ah, pero te lo dije!... Así como el mismo poder se marcha al ver un corazón frio porque no lo logro conquistar con sus dulces palabras y pudo más la conciencia que el amorío...

¡Te quedaras jodido!...

Maite Ramírez Solano, nació el 23 de Marzo de 1975 en la Cd. de México DF. Es Lic. en Mercadotecnia. Estudió en la Escuela Superior de Bellas Artes en Atenas, Grecia. Ha participado en varios Proyectos como el de Alas y Raíces a los niños, en Festivales Culturales para la capacitación con talleres de artes plásticas para Asistentes Educativas, en el Centro Fox como expositora y tallerista; en actividades artísticas, en funciones comunitarias de estructura artística con el DIF y hasta hace unos meses se desempeñaba en el CEVART como Analista de Educación Satelital; llevando el proyecto de la Teleaula -Canal 23- Red de las Artes-CENART donde ha manejado varios proyectos como “Feria de las Artes”, Red de las Artes con Casas de Cultura, Capacitación de maestros, artistas y gestores culturales. Actualmente está en el área académica del Centro Veracruzano de las Artes “Hugo Argüelles”; con la coordinación, proyección y desarrollo de toda la oferta académica que se trabaja en el Centro.



© 2012-2018 Destinoveracruz.com. Algunos derechos reservados.