Un cuerpazo español

Por: Pedro de la Iglesia
Un cuerpazo español En medio de una noche en la que los relámpagos parten el cielo, los truenos revientan las nubes y los rayos con lanzas de luz descienden del firmamento hacia la tierra, el cuerpo de una mujer madura y atractiva millonaria que ha muerto de un ataque al corazón, desaparece de la morgue sin dejar rastro alguno.

La policía comienza a investigar el caso al ser reportado un accidente en la carretera. La víctima es el velador del depósito de cadáveres, que aterrorizado se alejaba del lugar. Las cámaras del edificio dejaron de funcionar unos minutos después de la huida del vigilante dejando imágenes en los monitores que arrojan mas preguntas que respuestas.

Un veterano policía, determinado a resolver el caso, comienza las pesquisas que lo llevarán a internarse en un laberinto donde las intrigas, la verdad y la venganza harán que la solución del caso resulte casi imposible. Esta es la premisa del filme "El cuerpo" dirigida por Paulo Oriol, trabajo que valiera su nominación al Goya al mejor debut de director en la XXVII edición del premio que la Academia Española de las Artes otorga cada año en la península ibérica.

La cinta consigue gracias a una trama sólida y muy bien articulada la perfecta conjunción de tres elementos claves de una buena película de suspenso como lo son: Un principio que atrae desde el primer instante el interés del espectador, el desarrollo de la historia en la que el misterio crece y un desenlace inesperado.

Quien sale avante de semejante reto acrobático que supone un misterio armado con estas tres características difíciles de conjugar, es digno de ser nombrado un discípulo avanzado del maestro del suspenso: Alfred Hitchcock. En este punto muchos realizadores, algunos de ellos reconocidos como los mas grandes del séptimo arte, han fracasado.

Basta recordar el final que Scorsese utilizó para cerrar "Shutter Island"; todo el misterio de la trama resulta una alucinación de un paciente de un hospital psiquiátrico. Brian de palma, otro grande de la dorada generación de directores italo-estadounidenses que conquistara las pantallas del mundo durante los años setenta, decepciona con el cierre escogido para su filme "Vestida para matar", en el cual un psiquiatra disfrazado resulta ser la despiadada asesina que destroza a sus victimas con una navaja.

Este no es el caso de "El cuerpo"; donde la maquiavélica mente del director ha dado un lugar especifico y muy bien calculado a cada pieza de un rompecabezas en el que se mezcla a la perfección el suspenso, horror y una intrincada investigación policial.

Belén Rueda, Hugo Silva, José Coronado, Juan Pablo Shuk y Aura Garrido forman parte del elenco que bajo la dirección de Oriol dan credibilidad a este magnifico thriller de manufactura europea, el cual le dejará a usted como espectador con una gran interrogante que nada tiene que ver con la trama: ¿Porqué nuestros realizadores no se interesan en filmar este tipo de historias?




© 2012-2018 Destinoveracruz.com. Algunos derechos reservados.