El coquero dulce de Veracruz

El coquero dulce de Veracruz Por sus venas corre un brebaje tropical, será acaso porque el sabor y el aroma de su néctar, sostienen e impulsan su vida… más que su propio corazón.

Se trata del vendedor de cocos, José Alberto González Pérez; que desde hace dos años recorre las calles de la ciudad de Veracruz.

Un oficio ingrato, así lo califica; luego de que el sudor de su frente, por caminar al menos dos kilómetros diariamente en busca de vender su producto; contrasta con la miel del néctar del fruto tropical.

“Hay que caminar mucho para vender el coco, yo los vendo entre 20 y 25 la bolsita de la carne, pero ya el agua de coco, esa ya tiene un poquito más de precio, la doy a 30 pesos”, comentó el vendedor de cocos.

Originario del estado de Oaxaca, José Alberto encontró en la venta de los cocos, una forma de obtener los recursos económicos para sostener a su familia.

Y es que el trabajo como asalariado en la industria de la construcción, donde hacia una jornada de ocho horas de labores, no eran suficientes para la manutención de su familia.

“Me pagaban 800 pesos semanales, no es suficiente para darle de comer a mi familia, tengo que pagar la escuela de mis hijos, los útiles escolares, es un salario raquítico como asalariado”, dijo el vendedor de cocos.

Y agregó: “Todos los días me levanto a las siete de la mañana, pelo mis cocos, los lavo y salgo a trabajar a la calle, me doy una persinada y salgo a buscar la vida “, comentó el vendedor de cocos.




© 2012-2018 Destinoveracruz.com. Algunos derechos reservados.