Cómplices

Por: Maite Ramírez Solano
Cómplices Buscando tu mirada en las palabras eternas,
las veo plasmadas bajo esos pasos que dimos juntos,
no necesito decir mucho, porque sin decirlo me escuchas,
porque lees mi mente, mis palabras, mi sonrisa, mi mirada y mi cuerpo.
No solo tu... También yo.

Siento espasmos en mi pecho que abrazan tu retrato,
quizás melancólico y sublime más sin embargo aterrador porque no desaparece,
es el contacto firme de esa mirada,
de las palabras y del querer cambiar la historia para que fuera diferente,
eso dijiste... Lo prometiste... Y creo que así lo hiciste...

Me niego aceptar que es así,
que estas cambiando el protocolo de las dimensiones,
que habitualmente el amor trasciende en otros contextos mis momentos...
Ahora hay más luz,
hay más tiempo,
más aire, respiro profundo... Libre y sin miedo...

¿Será mi edad?
O será que ya experimentada aprendí a dejar de sentir miedo al vacío,
miedo a la soledad y me acobijo junto con ella sola,
con el recuerdo de los momentos,
de los primeros instantes que van haciendo y deshaciendo,
porque para hacer el amor no se necesita estar metida en la cama,
eso inicia desde la primer mirada...

Desde la conversación profunda y suelta de los años perdidos,
del refugio para las almas rencontradas que solas sin hablar se consuelan de los años corridos...

Lloran en silencio y solo ellas se escuchan,
se sienten y nosotros no sabemos que es lo que pasa,
solo sentimos que fue ayer la última vez que nos vimos,
que estamos aquí...

Volvemos a ser cómplices de la mirada,
de la palabra, del amor, la canción, del baile y del olvido,
porque cansados de aliviar vacíos nos sentimos tranquilos,
y escribiendo sobre el viento donde tu pones el color, yo dibujo lo prohibido...

Solo espero que entre el fuego y la danza vengas de vuelta,
con ese atavío que engalana tu entrada,
mirar esos ojos cansados y poco besados,
porque no hay tormenta, no hay relámpagos ni perturbaciones,
solo se siente la ligera brisa del muelle y el olor a petróleo,
el murmullo de la gente que disminuye con las horas, y para nosotros meses...

Tiempo en donde aprendí a disfrutar de ti,
de tus palabras, tu cosecha y tu espacio,
ser las almas fundidas sin tener noción de título,
ser solo dos mortales reencontrándose en el tiempo,
y ahora...

Sentada frente al mar te escribo,
queriendome fundir entre la tinta y el papel
para llegar a tus manos junto con ellas,
mirar esa tenue sonrisa cautivadora,
besar esos labios experimentados,
y llenarte de paz como solo mi alma te consuela.

Maite Ramírez Solano, nació el 23 de Marzo de 1975 en la Cd. de México DF. Es Lic. en Mercadotecnia. Estudió en la Escuela Superior de Bellas Artes en Atenas, Grecia. Ha participado en varios Proyectos como el de Alas y Raíces a los niños, en Festivales Culturales para la capacitación con talleres de artes plásticas para Asistentes Educativas, en el Centro Fox como expositora y tallerista; en actividades artísticas, en funciones comunitarias de estructura artística con el DIF y hasta hace unos meses se desempeñaba en el CEVART como Analista de Educación Satelital; llevando el proyecto de la Teleaula -Canal 23- Red de las Artes-CENART donde ha manejado varios proyectos como “Feria de las Artes”, Red de las Artes con Casas de Cultura, Capacitación de maestros, artistas y gestores culturales. Actualmente está en el área académica del Centro Veracruzano de las Artes “Hugo Argüelles”; con la coordinación, proyección y desarrollo de toda la oferta académica que se trabaja en el Centro.



© 2012-2018 Destinoveracruz.com. Algunos derechos reservados.