Mi inspiración

Por: Maite Ramírez Solano
Mi inspiración Buscando entre mis palabras comencé a escudriñar mi inspiración porque estaba perdida; se perdió unos meses atrás y no supe en qué momento la extravié; simplemente se fue.

Comencé a mirar mis textos, mis fotos, mis manos, al cielo, los árboles, mis pies y no podía hallarla.

Al principio me sentí insegura e inmediatamente me pregunte: ¿Y ahora qué pasará?... ¡Ya valí madre!... ¿De dónde la saco?... Esa chingadera no la venden en cualquier lado wey... ¿Dónde la habré puesto?

Así que como bien me conocen... Soy rete devota a la santa madre que siempre la traigo en la boca (sin albur), y por más que la invoqué y le imploré junto con los demás santos nunca apareció la condenada inspiración.

A ratos me sentía preocupada y por otros la apatía me consolaba, se hacia mi amiga invitándome a jugar con ella, es bien astuta, se inventa un montón de juegos y artimañas entretenidas y más si se da cuenta que traes catorrazos de la vida, ya sabes; de esos que te han dado de a gratis pero que a la larga te das cuenta que ¡claro¡ si eres abusado, son experiencias para fortalecer tu sistema inmunológico ante la... bola de culebras devastadoras que realizan su empleo con fervor a lo que su pago bien remunerado son las lagrimas y tristezas de otros y que disfrutan regocijados.

¡Ah, verdad! Pero... ¿Qué tal perdí mi tiempo? Según yo la pomada que untaba en mis heridas era eficaz, solo neutralizaba los síntomas de los catorrazos e hice que más achaques retoñaran, también era parte de la depuración psicológica o la maldita desintoxicación que me traía volteada del estomago despegando la acumulación de todos esos fluidos grasos, no grasos, extraños y viscosos que llevaba cargando por años y que por fin salían de mi cuerpo.

¿Y la inspiración?... Seguía escondida... Me parece que decidió de manera independiente tomarse un descanso por un lapso de... ¡Casi treinta días la hija de la chingada! Se fue y ni me aviso nada; agarró sus cosas y se fue, la entiendo en parte pues... Esta pinche ruleta rusa que traigo en las entrañas hay veces que ni a mí me deja vivir en paz, me la paso entumida de náuseas y pensando en que la tarea de hoy es: Borrar letras, rostros, imágenes y todo aquello que nos produzca repugnancia, dolor, asco visceral...

Y al terminar con mi tarea reflexioné el cuadro y mi resumen fue: ¡Lástima que perdí la piedad! Esa si ni prestada me entra con mantequilla aunque sea una talla más grande o me unte un buen helado de fresa. ¡Exacto! No por fresa; si no por egocentrista y eso no es pecado, ¿o sí?

Hundirse un ratito en uno mismo para poder hojear la vida desde otra perspectiva, echarle un toque más visceral, más sarcástico... O que tal ¡Sátiro¡ Dejarte asfixiar por esas entidades nocturnas que ambulan en tu cabeza acechando y tu noble moral no les da paso para que sigas siendo la de la vela perpetua ante la sociedad que jamás te ha dado de tragar pero qué tal te usa de portada en sus periódicos.

Y de repente me doy cuenta que es posible componer una melodía entonada en el perdón y el agradecimiento de todo lo que se ha aceptado en esta vida sin ser correspondido y que con mi silencio me acoplo al ritmo bajando la mirada sin importar quien sea... Padre, hermano, hijo, amante o amigo del espíritu santo. ¡Qué drama el mío! ¡Por dios! Tanto ramalazo que he soportado y hasta apenas hoy decido decir basta a esas creencias del “Algún día lo entenderá”.

¡Ah! Entonces ahora no estaría mal regocijarse tantito como lo hacen las colaboradoras culebras y nada de preguntas tontas como: ¿Justos por pecadores? Porque solita me puedo responder: ¿Y a mí quien me preguntó si dolía mientras me lastimaban? La vida siguió, ¿no? Y nada se detuvo...

Creo que ahora es aquí donde me doy cuenta que mi inspiración no se fue; solo se escondió. ¡Mírala! ¡Ahí esta! ¡Aquí! Lo sabía... Solo salió a dar un paseo y era necesario, tenía que desahogarse un poquito de tanto acongojo oprimido en el pecho, de ese famoso new friend “el stress” que para donde te muevas te sigue y está ahí regalándote un chorro de novedades para tenerte la mente bien entretenida en cosas que... Te hacen daño.

Fue mi culpa quizás haber permitido el descuido, ¿no lo sé? Solo sé que siempre existe un momento en la trayectoria de esta montaña donde uno debe detenerse, tomar un suspiro y permitirse caer, llorar, reflexionar, gritar, olvidar, callar, cerrar los ojos y permitirle a la inspiración que se aleje un poco; solo un poco, porque no debes soltarla jamás.

Maite Ramírez Solano, nació el 23 de Marzo de 1975 en la Cd. de México DF. Es Lic. en Mercadotecnia. Estudió en la Escuela Superior de Bellas Artes en Atenas, Grecia. Ha participado en varios Proyectos como el de Alas y Raíces a los niños, en Festivales Culturales para la capacitación con talleres de artes plásticas para Asistentes Educativas, en el Centro Fox como expositora y tallerista; en actividades artísticas, en funciones comunitarias de estructura artística con el DIF y hasta hace unos meses se desempeñaba en el CEVART como Analista de Educación Satelital; llevando el proyecto de la Teleaula -Canal 23- Red de las Artes-CENART donde ha manejado varios proyectos como “Feria de las Artes”, Red de las Artes con Casas de Cultura, Capacitación de maestros, artistas y gestores culturales. Actualmente está en el área académica del Centro Veracruzano de las Artes “Hugo Argüelles”; con la coordinación, proyección y desarrollo de toda la oferta académica que se trabaja en el Centro.



© 2012-2018 Destinoveracruz.com. Algunos derechos reservados.