La carta que perdiste

Por: Maite Ramírez Solano
La carta que perdiste Quiero que sepas que esta aventura es nueva para mí porque he pasado muchos años lejos del romance, aislada del compromiso, con un cuerpo dormido, vacio y extinto de la ilusión. Así que no ha sido sencillo; estos años intenté sanar los temores e inseguridades de las experiencias que son pasado, despegarme de esos fantasmas que acechan, que te marcan y dejan heridas que no deseas destapar por miedo a que sangren o que se infecte la herida.

Sin embargo; un día sin querer... Llegaste tú. Entraste en mi vida con esos detalles, esas palabras, esos mimos, esas miradas, esa alegría tan peculiar, la apertura, la confianza, el entusiasmo, la persistencia, el romanticismo, el cortejo que hoy en día ya no existe. Así llegaste tú... Con esa sencillez y seguridad  fuiste acercándote a mi frágil corazón brindándole un capelo de protección y yo tan indecisa no sabía si dar el sí para adentrarme en esta loca aventura.

Comenzaron los “te quiero” y mi corazón estrujó de miedo, mi estomago estaba infestado de mariposas y solo pensaba: Tantos años anhelando poder verme en sus ojos, disfrutar esas sonrisas, escuchar esa voz que tranquiliza, sentir una mano tibia que embona a la perfección con la mía... Creo que es amor; sin embargo no estaba segura, habían pasado tantos años que me sentía insegura, adormecida, inducida en un sueño que comencé a disfrutar intensamente y ahora no quiero soltar tu mano.

Debo confesarte que en cosas del amor he salido con el corazón herido, ha de ser porque me entrego intensamente, venero, admiro, me vuelvo devota a quien está conmigo, mezclo mas sentimientos de lo debido y pocas veces ha sido bien correspondido. Precisamente por todo esto he dedicado tiempo y esmero para recolectar esos trazos rotos, lo restauré a pesar de las heridas, han quedado algunas cicatrices sin embargo ya late, comenzó a latir desde que me diste el primer beso. Ahora decido entregártelo, confío en que sabrás cuidarlo para que no se estropeen esas partes que quedan frágiles.

Indudablemente soy una mujer de dulce, jamás te dejaré solo y siempre extenderé mi mano cuando lo necesites, insistiré en ti para que logres tus sueños, te dedicaré largas charlas para que conozcas cada detalle de mí, siempre te diré que: juntos en las buenas, en las malas y en las peores, conmigo no tendrás que hacerte el insensible por que nadie es de palo, te consentiré a todas horas, te escribiré largas cartas y pequeños poemas, cocinaré todos tus antojos, te llamaré cuando sienta esa sensación de “te extraño” e intentaré decirte cuantas veces pueda todo lo que sienta mi corazón; que soy una cursi a escondidas y poco a poco te daré mi romanticismo... Pero también hare cosas que sin querer desequilibren lo nuestro y espero logres comprenderlo cuando esto suceda, no estoy habituada a compartir mis tiempos con alguien, llevo años venerando solo a mi tiempo y mi espacio, la soledad me hizo refugiarme en mi trabajo, mis pensamientos los dedico a mi niña y tu presencia en mi vida es algo nuevo.

Soy sutil y diplomática; sin embargo cargo conmigo unos demonios que solo despiertan si llegas a mentirme y puedo asegurarte que no querrás conocerlos jamás, no me gusta discutir, si algo me molesta te lo digo como va y si a ti te gana lo molesto sabré guardar silencio hasta que te llegue la tranquilidad para poder solucionarlo, hay veces que soy muy cruda y realista, juego con los sarcasmos y la ironía pero jamás me burlaría de ti, lo sentimental siempre me gana, lloro por todo, y hay veces que el berrinche me apodera pero puedes calmarme con tan solo un “te quiero”.

Me gusta pensar que caminaremos juntos de la mano, que compartiremos experiencias, que soñaremos juntos y lucharemos por lo que creemos, se que enfrentaremos las adversidades y decretaremos que el amor es mantenerse enamorado a pesar de las peleas y discusiones, siempre luchando para que las cosas puedan mejorar. Y que el tiempo que permanezcamos juntos será invaluable para mi corazón, siempre atesoraré los mejores recuerdos y cuando llegue el momento hare un álbum para que nunca olvides lo importante que comienzas a ser para mí.

Y bien... Si llegaste a leer completas estas líneas es porque me sabes y crees en mí, porque la curiosidad por conocerme es más fuerte que otras cosas, porque crees en el amor con lealtad, te ilusionan las palabras bellas y reconoces mi sinceridad sin dudar, sabes que mis palabras son mi fuente, son mi voz y aquí quedan plasmadas para cuando quieras recordar y avivar los sentimientos estés donde estés... Estés donde estés, y si la llegas a perder yo te la recordare día con día.

Maite Ramírez Solano, nació el 23 de Marzo de 1975 en la Cd. de México DF. Es Lic. en Mercadotecnia. Estudió en la Escuela Superior de Bellas Artes en Atenas, Grecia. Ha participado en varios Proyectos como el de Alas y Raíces a los niños, en Festivales Culturales para la capacitación con talleres de artes plásticas para Asistentes Educativas, en el Centro Fox como expositora y tallerista; en actividades artísticas, en funciones comunitarias de estructura artística con el DIF y hasta hace unos meses se desempeñaba en el CEVART como Analista de Educación Satelital; llevando el proyecto de la Teleaula -Canal 23- Red de las Artes-CENART donde ha manejado varios proyectos como “Feria de las Artes”, Red de las Artes con Casas de Cultura, Capacitación de maestros, artistas y gestores culturales. Actualmente está en el área académica del Centro Veracruzano de las Artes “Hugo Argüelles”; con la coordinación, proyección y desarrollo de toda la oferta académica que se trabaja en el Centro.



© 2012-2018 Destinoveracruz.com. Algunos derechos reservados.