Amor... ¡Hay Amor!

Por: María Dolores Altamirano Hernández
Amor Hay Amor Recorriendo varias avenidas de este bello puerto, se observa y respira el mes más romántico del año: Febrero.

Para muchos es un mes que pasa, como todos los demás, sin pena ni gloria; para otros, es el mes idóneo para expresar la amistad y el amor, de una manera especial y diferente a como se manifiesta el resto del año.

Confesaré que soy una persona anticursí, que no se emociona ante un ramo de rosas, ni una joya... digamos que soy de las personas que expresan y que gusta de que se expresen con hechos más que con palabras.

Pero, no he de negar, que ver locales con flores multicolores que forman grandes arreglos alusivos al mes del amor y amistad es algo bello; detenerse ante corazones de todos los tamaños y que adornan las vidrieras de locales comerciales es agradable a la vista. Encontrarse en el supermercado con cajas de chocolates, galletas, paletas, bombones, dulces y una gran variedad de peluches, con motivos alusivos al romántico mes, hace detenerse por unos instantes.
Así que, ante tanto estímulo romántico, me di a la tarea de hacer un listado de las posibles categorías en las cuales puede manifestarse el amor.

A.- Amor hacia la pareja:
“... Conocerte fue mi suerte,  amarte es un placer”.  (Canta: Luis Miguel)
      
• Amores Eternos: Aquí se encuentran aquellos sólidos matrimonios de más de 50 años, que son ejemplos de un verdadero amor (tanto en las buenas como en las malas).
• Amores por aprendizaje/error: En esta categoría se pueden incluir a aquellos  que no han durado tanto tiempo, pero que dejan huella y aprendizaje de lo que “pudo lograrse” y que por diversas situaciones no concluyeron en una armónica relación de pareja.
• Amores iniciales: El primer novio(a), las primeras etapas donde ese amigo (a) ya no se ve como amigo(a) y que concluye con algo más.
• Amores ligths: Muy de nuestra época, no es mi amigo(a), no es mi novio (a) solo la pasamos bien... digamos “amigos/novios con derechos”.

B.- Amor fraternal:
“... Quiero brindar por mi gente sencilla, por el amor, brindo por la familia”.  (Canta: Pimpinela)

Son aquellos lazos sanguíneos que se dan a través de diferentes relaciones, por ejemplo: de una madre hacia sus hijos y viceversa, entre hermanos, abuelos, sobrinos, tíos, primos... y todo aquello que forma parte de nuestra raíz familiar.

C.- Amor/ Amistad:
“Porque siempre estarán en mí esos buenos momentos que pasamos sin saber...”. (Cantan: Enanitos verdes)

Los amigos (as) que son los hermanos que la vida nos permite escoger. Los cómplices en los buenos momentos y los brazos que buscamos para refugiarnos en las malas experiencias que nos da la vida. Esas valiosas amistades que el tiempo fortalece y que son lazos difíciles de romper.

D.- Amor hacia uno mismo:
“Cuando te preguntes un por qué, comienza por pensar en ti, cuando te olvides otra vez, empieza por quererte a ti...”.  (Canta: Manuel Carrasco)

Este es uno de los amores más importantes de todos los mencionados, pero al mismo tiempo es uno de los más olvidados por muchos de nosotros. Lo olvidamos y damos más de lo que recibimos. Nos preocupa hacer sentir bien a otros, pero... ¿Y yo?; Me miro al espejo y digo ¿qué bien amanecí hoy?, ¿Me chiqueo?, ¿Me doy mis regalitos por el solo placer de hacerme sentir bien?... ¡Vamos!, hay que amarse más, ser un poco egoístas y hacernos sentir bien.

E.- Amor hacia mi entorno:
“cuando los ángeles lloran es por cada árbol que muere...” (Canta: Maná)

Respiro, camino, escucho, huelo, ¿lo disfruto? Procuro hacer algo por conservar esto que el ambiente me da. Un hermoso amanecer, una agradable y romántico atardecer, la música que nos proporcionan las olas del mar, los  sonidos y olores de la naturaleza.

F.- Amor hacia el aprendizaje:
“Enséñame, enséñame, a ser feliz como lo eres tú...” (Canta: Emmanuel)

Deleitarse con una melodía musical sin importar el género, sentarse a leer un libro, una revista, el periódico, solo por el simple placer de hacerlo. Estudiar, hacer  una  manualidad, ver una película, construir algo, bailar, ir a trabajar, rezar... solo o  acompañados por esas personas especiales, es de lo más reconfortante.

G.- Amor hacia mi espacio: Sentirse cómodos en ese espacio que nos da la intimidad de una habitación, un jardín, la terraza, mueble o la cama.

H.- Amor hacia los alimentos, animales, las plantas y las categorías donde podemos manifestar amor parecerían interminables.

El Amor... ¡Hay el Amor!, Lo importante es sentirlo, vivirlo y compartirlo. Por ello, para concluir esta columna, quiero hacer homenaje a esos grandes amores, a esos amores que se construyen, a través de una historia de amor... de un “Amor Marinero”: 

CARTA A UN MARINO

Cuando la tarde muera
Ve por favor a cubierta
Busca una estrella bella,
Es la que más brilla
Y en el firmamento un lugar siempre ocupa.

Búscala amor mío
Y dile lo que por mi sientes,
Y a la vez  recibe el mensaje que te envío,
Noche a noche cuando la veo
Dile que te diga que te quiero
Y que sin ti no vivo amor mío.

Sabes, yo platico con ella
Y sonríe conmigo la pobre estrella,
La otra noche me platicaba
Que ella por tan bella
Todos la miraban y admiraban,
Más nadie su amor  le entregaba.

Me dijo que por qué lloraba,
Y le dije que sin ti estaba,
Me dijo que si yo quería
Mensajes te llevaba,
Yo le dije que te dijera que te amaba.

Tristemente me preguntó
Que si tú me amabas
Yo le dije que me adorabas,
Y por sus ojos corrió una lágrima
Y me dijo que aunque no me envidiaba
No se explicaba porque yo lloraba.

Nadie me ama dijo ella
Y aunque sé que soy bella
Porque nací estrella
Nadie jamás me amará.

Yo lloré de emoción
Y le contesté, es así el corazón,
Sufre siempre que lejos está
La persona que tanto ama,
Y aunque el amor es una canción,
A veces ésta  es triste, muy triste.

Me dijo que te buscaría
Y te hablaría,
Y te diría que por ti yo sufría,
Y que noche a noche
Al servirnos de mensajera
Ella se alegraría.

Yo le dije estrella mía
Dile que aquí estoy
Esperando día a día,
El regreso de mi amor,
Dile que cada vez que pasa un día
Me doy cuenta que es la vida mía.

Dile que lo amo
Y que siempre lo sueño,
Que en mis labios tengo sus besos
Y que sus ojos no olvido,
Que sin él no vivo.

Dile que me recuerde,
Y siempre, siempre me ame
Que  nunca me olvide,
Porque sin él no soy nadie,
Que yo siempre lo amaré.

Dile que piense
en un futuro feliz,
un futuro que nos pertenece,
y que aunque hoy yo llore
mañana sonreiré.

Por eso… vida mía,
Cuando la tarde muera,
Busca a una estrella bella
Que un mensaje mío te lleva,
“Te espera”…, te dirá ella.

Autor: Patricia Murias Alcantara.
(1972-73, Veracruz)

¡Gracias! Mi querida “tía Paty”, que al compartir una parte de su historia, este mes le da el toque romántico a la columna de: “El Sabor a Veracruz”.
¡Feliz Día del Amor y Amistad!

Ma. Dolores Altamirano Hernández es egresada de la Facultad de Pedagogía de la Universidad Veracruzana y con maestría en Educación Superior por la Universidad Cristóbal Colón. Docente desde hace 20 años desde el nivel medio hasta postgrado. Colaboradora en varios proyectos culturales como Café Literario y Círculo de lectores para adolescentes.



© 2012-2018 Destinoveracruz.com. Algunos derechos reservados.