Edificio de Bachilleres de Veracruz, una joya porteña

Edificio de Bachilleres de Veracruz El edifico que alberga las instalaciones de Bachilleres de Veracruz; fue construido a mediados de 1734; a las cercanías de la antigua Alameda del Santiago, llamado así por el antiguo Baluarte de Santiago. Se encuentra ubicado en el centro histórico del puerto de Veracruz, hoy día, en una primera etapa; es objeto de una remodelación de su fachada; mientras que se espera que en una segunda etapa; los trabajos continúen al interior del plantel.

Incluso el reloj, de la parte superior de la fachada; es una pieza de un alto valor histórico; y que fue retirado para su rehabilitación.

El edificio que ocupan las instalaciones de este prestigiado colegio; uno de los más antiguos del estado y del país, fue construido para ser convento de la ciudad, y fue edificado de modo tal que de manera que un sismo como el de 1720 no lo derrumbara y que tampoco se hundiera, ya que a principios del s. XVIII se rellenó hasta lo que hoy es la avenida 16 de septiembre.

Era de concha de coral, material muy valioso para la construcción de ese siglo. Su primera arquitectura fue de estilo florentino-toscano, con un relieve en el cielo del interior del edificio estilo barroco vulgar.

El primer edificio, carecía de un segundo piso; como actualmente se le conoce y sólo abarcaba lo que hoy es la zona de cafetería y algunas aulas de esa parte o zona del edificio.

Terminado el primer edificio en 1745 y comenzado a utilizarse por la Iglesia a finales de 1746, el edificio fue utilizado más que convento, como biblioteca de la orden de los agustinos, ya que por su tamaño no era adecuado para volverlo una casa de monjas.

Al edificio se le agregó; en el año de 1808 un segundo piso, para que en éste funcionara la biblioteca y en la planta baja funcionaran oficinas de la misma iglesia.

En 1810, los habitantes del edificio, decidieron colocar un pequeño jardín en el centro donde se cultivarían 9 especies de flores; traídas de algunas regiones del virreinato. Este edificio, fue uno de los pocos de la ciudad; que se le puso empeño a ponerle algunos lujos. Al principio, la escalera era de mármol de Tepeaca, Puebla; y cuyos barandales eran de latón con relieve moldeado de cruces.

En la parte del techo de esa misma zona, estaba revestido de lámina de latón dorado; con un elegante farol. Los pilares del edificio eran de estilo dórico. Sus puertas y ventanales eran de caoba con cristales tallados. En la zona de recepción a la biblioteca, donde hoy se encuentra la dirección del plantel; se encontraba un tallado hermoso de ángeles y un candelabro pequeño, en el techo. En lo que hoy está el reloj se encontraba una sirena que tocaba el Ave María en la tarde.

Ya con el denominado “México Independiente”, en el año de 1825, la biblioteca se transformó en la llamada “Casa de la Proveeduría”; esto fue a principios de 1836. La “casa de la proveeduría” mantuvo sus instalaciones intactas sin modificación alguna. Por lo cual fue un hecho significativo de retraso, al lujo del edificio.

Durante las invasiones norteamericanas, el edificio fue utilizado como almacén de parque militar, y en ocasiones; por ser uno de los edificios próximos al mar; fue utilizado cómo resguardo de militares que esperaban con sus armas en los ventanales, para disparar por cualquier invasión ajena a la nación.

Pasadas las invasiones extranjeras, al igual que el país, Veracruz descubierto e indefenso, parecía que la vida cotidiana entre los ciudadanos era armoniosa, pero eso no era cierto. Y es que “La casa de la Proveeduría”; seguía con sus labores normales; todo comenzó a las situaciones atípicas cuando el destierro de Santa Anna; y la entrada de los nuevos gobiernos retrógradas gobernaban a la nación.

En 1859, durante el gobierno liberal de Benito Juárez, y cuando éste nombró a nuestra ciudad como Capital de la república, tuvo una reunión con integrantes de la política local en nuestro edificio. Para ese entonces, el edificio no se encontraba tan mal arreglado y era de prestigio para el Presidente de la Nación.

El 28 de marzo de 1860, durante el cumpleaños de la Primera Dama, doña Margarita E. Mazza de Juárez, los edificios que actualmente ocupan la escuela y el Museo municipal se usaron para la reunión con la esposa del Presidente, el primero se usó cómo comedor de la familia y el segundo cómo lugar de baile.

Más tarde, el edificio de la escuela tuvo otras 2 ocupaciones; por la familia presidencial para presenciar reuniones políticas. Después de que la familia Juárez Mazza, se retiró de Veracruz; la vida en la casa de la proveeduría siguió normal. Para 1867 cuando después de 4 años de destierro, la señora de Juárez, volvió de New Orleans a México, vía Veracruz, y se le recibió en las instalaciones de este edificio que fue sede de su comedor.

Más tarde, por decreto presidencial de Benito Juárez; se erigió sobre ésta el primer “Colegio Preparatorio del suroeste Mexicano”, que tenía como catedráticos a profesionistas de alta talla y se dicaba a instruir la Ciencias Sociales; y tenía el plan propedéutico de Leyes, Política, Teología y Sociología.

Para ello se tuvo que remodelar el edificio, de tal manera; que la biblioteca se redujo y construyeron 3 salones, 2 para primero y segundo de bachillerato y el tercero de propedéutica.

Desde 1910 hasta hace poco más de 60 años; el edificio de “Bachilleres de Veracruz”; estuvo ocupado por el famoso Ilustre Instituto Veracruzano que en la actualidad tiene sus centros educativos en la ciudad de Boca del Río.

En la actualidad; la institución guarda su vestigio histórico; lo que permite que sea reconocido.




© 2012-2018 Destinoveracruz.com. Algunos derechos reservados.