Fiesta tradicional de las posadas

Fiesta tradicional de las posadas Las fiestas de las posadas es una celebración cristiana que conmemora la peregrinación de la Virgen María con San José, desde Nazaret hasta el lugar del nacimiento del niño Jesús, es una tradición centenaria en México para preparar la navidad, la cual se lleva a cabo del 16 al 24 de diciembre.

Estos festejos se piensa que tienen su origen antes de la llegada de los españoles, en las celebraciones que profesaban los nativos a sus dioses Quetzalcóatl y Huitzilopochtli.

Fray Diego de Soria solicitó en el año de 1587 al Papa Sixto V, una autorización para poder celebrar en la Nueva España unas misas “de aguinaldos” en los atrios de las iglesias, ya con la petición autorizada, los monjes agustinos comenzaron a promover la sustitución de personajes, haciendo representaciones de la navidad después de la celebración de las misas, cambiando finalmente a los dioses prehispánicos y dándole a la celebración características cristianas.

Con el paso del tiempo, el festejo de las posadas fue extendiéndose más allá de las iglesias, llegando a los barrios y casas particulares. La música religiosa fue sustituyéndose por cantos populares que han perdurado hasta nuestros días.

Las fiestas comienzan con el rezo de un rosario y el canto de letanías durante la peregrinación, formándose dos columnas que terminan con dos niños cargando las imágenes de María y José, al llegar a la vivienda se dividen dos grupos, uno entra a la casa (los posaderos), y el otro (los peregrinos), permanecen en la calle pidiendo posada con cánticos tradicionales (al igual que lo hicieron María y José cuando llegaron a Belén).

Peregrinos:

En el nombre del cielo os pido posada pues no puede andar mi esposa amada.
No seas inhumano tennos caridad que el Dios de los cielos te lo premiará.
Venimos rendidos desde Nazareth, yo soy carpintero de nombre José.
Posada te pido amado casero por sólo una noche la Reina del Cielo.
Mi esposa es María, es Reina del Cielo, y madre va ha ser del Divino Verbo.
Dios pague, señores vuestra caridad y os colme el Cielo de Felicidad.

Posaderos:

Entren santos peregrinos, peregrinos, Reciban este rincón, que aunque es pobre la morada, la morada, os la doy de corazón.

Los posaderos finalmente abren la puerta para recibir a los peregrinos, dando comienzo la fiesta, en la cual se cantan villancicos y se rompen piñatas, hasta que finalmente se reparten los “aguinaldos”.




© 2012-2018 Destinoveracruz.com. Algunos derechos reservados.