Por: Maite Ramírez Solano
Tú Solo tú sabes el vino que me gusta en la mesa, que me gusta la compañía sencilla, que disfruto robar traguitos a tu tequila y que con una pasta y ensalada me basta.

Has descifrado los detalles de mi personalidad; que en el fondo me molesta la gente que no sabe ser, que ando a pie porque me gusta estar sola, y que lo austera no se me quita con nada. Me gusta que has aprendido a leer mi mirada, que con soltura sabes quien soy, como soy y hacia dónde voy.

Admito que los primeros besos se cobraron difíciles, que fueron comer ostras sin aderezo, y está claro que por culpa de los años dormidos... Cualquier ostra se entume.

Me gusta que tengas detalles conmigo, que tiembles al verme, que sueltas las riendas para que elija lo que me plazca y que me haces tu princesa cuando tomas mis manos.

Solo tú sabes que no como carne por la tristeza al sacrificio, que el chocolate lo evito por que me vuelve loca y más cuando lo compartes en tu boca. Me gusta que mires como me miras, que las chispas vuelven y van en nuestro espacio, que hay momentos donde las palabras sobran y no los años.

Confieso que disfruto tu experiencia, escuchar tu voz pausada y serena que me armoniza; me gusta que hablas al detalle, desenredas los momentos, encauzas pensamientos y el momento se escurre tan plácido como el mejor postre compartido o una botella de vino después de la segunda copa. Haces mis silencios apacibles, ruido en palabras y fortificas mis sentidos.

Sabes que me gustas; que disfruto tus abrazos y las miradas cómplices de un delito; que aceptas mi fetichismo por tus manos, que me gustan nuestras confidencias, que los temores los consolamos juntos, y que hacemos de nuestra balanza el mejor equilibrio gracias al ensayo en nuestras vidas. Me complace ser buena negociadora aunque no me interese mucho la historia que bien aprendí por ti, que es la raíz para poder defenderte el mañana.

Y es que contigo volví a germinar del silencio donde estaba hundida, que el dulce sabor de las largas agonías se han borrado con tus besos y que has llenado los huecos con tu sonrisa. Me gustas por que contigo me siento venerada, por que eres sincero, por que reconoces los estribos de la vida y que aunque aún no conozcas los lunares de mi cuerpo los descifras con la mirada. Disfruto tu compañía, tus besos y nuestras manos acopladas como buenas pirañas.

Te siento en mí; te quiero conmigo y espero ser siempre parte de ti.

Maite Ramírez Solano, nació el 23 de Marzo de 1975 en la Cd. de México DF. Es Lic. en Mercadotecnia. Estudió en la Escuela Superior de Bellas Artes en Atenas, Grecia. Ha participado en varios Proyectos como el de Alas y Raíces a los niños, en Festivales Culturales para la capacitación con talleres de artes plásticas para Asistentes Educativas, en el Centro Fox como expositora y tallerista; en actividades artísticas, en funciones comunitarias de estructura artística con el DIF y hasta hace unos meses se desempeñaba en el CEVART como Analista de Educación Satelital; llevando el proyecto de la Teleaula -Canal 23- Red de las Artes-CENART donde ha manejado varios proyectos como “Feria de las Artes”, Red de las Artes con Casas de Cultura, Capacitación de maestros, artistas y gestores culturales. Actualmente está en el área académica del Centro Veracruzano de las Artes “Hugo Argüelles”; con la coordinación, proyección y desarrollo de toda la oferta académica que se trabaja en el Centro.



© 2012-2018 Destinoveracruz.com. Algunos derechos reservados.