Esas cartas tuyas

Por: Maite Ramírez Solano
Esas cartas tuyas Escuchando esa canción flamenca que tanto te encabrita y que por burda en una ocasión te dediqué sin saber tu desagrado; voy echando una hojeada a todas esas cartas tuyas que un momento me dedicaste con tanta devoción...

No voy a negar que de golpe me inunda ese nudo en el estómago con la impresión de que mis tripas comienzan a sentirse extasiadas, creo que es a lo que llaman tristeza; pero yo lo llamaría: el inicio de una diarrea depresiva.

No recuerdo en que momento se ahogó todo esto en el mar Atlántico, quizás fue en el ir y venir cuando los días en silencio se adueñaron de ese sufrimiento que un día comenzó a radicar en ti, del hundimiento en tus ríos de melancolía y pesares o quizás por esas malditas células malignas que decidieron invadir tu cuerpo para extinguir tus esperanzas; y yo con mis insistentes ganas por seguirle dando luz a tu vida a pesar de la distancia.

He amado cada una de tus cartas; cada palabra que has escrito para mi construyó un sólido pilar en mi existencia, que en ocasiones fue el sustento para esos días donde no hay calma en la enredadera de vocablos que crecen con intensas raíces en mi cabeza volviéndome mas loca que la versión original.

Creo que la imaginación fue el toque de humor inconfundible; fuimos como unas palomitas acarameladas que a mitad de la función se funden inseparables para consolarse de aquellos lamentos a distancia por encontrarnos tan lejos, cada quien al otro lado del charco; yo aquí... y tu tan allá...

La necesidad fue confeccionando el elemento químico base en todas nuestras conversaciones, con esa chispa endulzante que nos regalaba las risas sin vernos a los ojos y conformarnos a secas con el mirar nuestras palabras escritas en el aire, que con un “DELETE” pueden dejar de concurrir en esa nube donde viajan.

Y que tal nuestro intercambio de ánimos... Esos párrafos donde nunca quiere llegar el adiós y siempre se queda en puntos suspensivos el continuará...

Tomar esas letras como propias promesas correspondidas sin importar que el viento es más fuerte a la dicha de leerte, de tomarte entre líneas llenando de suspiros y calmando la ansiedad del corazón.

Fuimos retomando nuestras vidas; luchamos en la búsqueda interminable de instantes muertos donde nuestras almas fueron parte de alguna historia y que tu claramente narrabas diciendo algo así: creo que nos equivocamos de época, teníamos que habernos conocido en el siglo XVI, entonces yo sería un gallardo, valiente e idealista conquistador español, un Quijote de Allende de los mares y tú una bella, dulce y joven doncella azteca (que luego descubriría que eras una princesa de sangre real aunque estabas de incógnito, para prevenirte de algunos desaprensivos y sanguinarios conquistadores de la época).

Fue inevitable caminar entre tanto recuerdo y sinceramente puedo decir que me haces mucha falta... Extraño tus bálsamos de fierabrás y las últimas despedidas fúnebres sin consuelos y dolorosas hasta la chingada...

Se ha hecho tarde; y esa canción flamenca se ha vuelto una surra de lamentos gitanos, tan obvia que siento como si ya gozases de la muerte, como si tus fluidos hubiesen quedado extintos de este mundo, tu carne revuelta como ensalada entre la tierra, tus ojos apagando su luz y tu aroma difuminado en el aire.

Maite Ramírez Solano, nació el 23 de Marzo de 1975 en la Cd. de México DF. Es Lic. en Mercadotecnia. Estudió en la Escuela Superior de Bellas Artes en Atenas, Grecia. Ha participado en varios Proyectos como el de Alas y Raíces a los niños, en Festivales Culturales para la capacitación con talleres de artes plásticas para Asistentes Educativas, en el Centro Fox como expositora y tallerista; en actividades artísticas, en funciones comunitarias de estructura artística con el DIF y hasta hace unos meses se desempeñaba en el CEVART como Analista de Educación Satelital; llevando el proyecto de la Teleaula -Canal 23- Red de las Artes-CENART donde ha manejado varios proyectos como “Feria de las Artes”, Red de las Artes con Casas de Cultura, Capacitación de maestros, artistas y gestores culturales. Actualmente está en el área académica del Centro Veracruzano de las Artes “Hugo Argüelles”; con la coordinación, proyección y desarrollo de toda la oferta académica que se trabaja en el Centro.



© 2012-2018 Destinoveracruz.com. Algunos derechos reservados.