La modernidad en Veracruz

Por: María Dolores Altamirano Hernández
La modernidad en Veracruz La modernidad a través de las tecnologías de comunicación como son el internet y las redes sociales, nos permiten conocer al instante lo que pasa en el resto del mundo. Podemos viajar virtualmente a lugares que se encuentran a kilómetros de distancia de nuestra casa, escuchar la última canción de moda, conocer la más reciente situación política, económica de un país o saber sobre la salud del personaje de moda.

¡Oh bendita modernidad!... Que nos permite comunicarnos cara a cara con otras personas que están en otra parte del mundo; esa que te desconecta de tu entorno cuando pasamos otro nivel del último juego virtual de moda, esa que te permitió conocer el amor a distancia o encontrar a un familiar lejano, estudiar un curso en línea...

Sin lugar a dudas, nos encontramos en una etapa donde la mayoría de las personas dependemos de la modernidad, de lo último en tecnologías de comunicación, aunque vivamos muchas veces angustiadas por la misma (no hay sistema, se descargó la pila, se me olvidó pagar el “plan de red”, no hay Wi-Fi...).

Tanta modernidad que nos une y comunica al mismo tiempo, nos aleja de lo cotidiano, de lo sencillo y lo real. Te invito a que hagas un simple ejercicio de reflexión.

• Cuando salgas  de casa rumbo al trabajo o escuela, te darás cuenta que hay personas que manejan con el celular en sus manos o traen en su oreja su auricular de “manos libres” de esta manera conducen y hablan por teléfono. ¿Peligroso... no?

• Algunas personas que van por la acera, sobre todo gente joven, caminan con auriculares escuchando música y no se percatan de los sonidos o ruidos de su alrededor. Algunas personas son muy hábiles y van caminando y tecleando al mismo tiempo, demostrándonos una destreza para esquivar a personas, postes, baches y cruzar calles o avenidas (Como un deporte extremo).

• Si vas a un restaurante o café, te darás cuenta que al menos sobre la mesa están uno o dos celulares, en el caso de que haya cuatro o más personas sentadas alrededor de ella. Hay ocasiones que estando dos personas en una sola mesa, ambas tienen en sus manos los móviles leyendo sus mensajes, ¿Podemos platicar cara a cara?

• En una fiesta como boda, XV años, comunión... También es común observar en las mesas los teléfonos o tabletas para que los niños se entretengan mientras inicia la fiesta.

• En el trabajo, en casa, con la familia, la escuela, gimnasio, supermercado, cine, estadio de futbol, playa, baño o cualquier lugar inimaginable, no es obstáculo para teclear un mensaje o fotografiar lo último que debemos compartir en la red social para estar “a la moda”.

¡Oh bendita modernidad!... Que nos permite darnos cuenta que a veces solo basta salir a la calle para percibir los olores y sonidos de la ciudad, y no me refiero al ensordecedor motor de autobuses o carros, sino a aquello que por las prisas dejamos de sentir: sonido de aves, el paisaje matutino, los árboles, las fachadas de la casas, el olor a mar, la vestimenta de las personas por las calles... Saludar al vecino, escuchar atentamente la plática de nuestro acompañante en el café o reunión, mirar al cielo para apreciar las nubes, la luna... Tantas cosas que podemos disfrutar y que por lo acelerado de nuestra cotidianeidad nos olvidamos de hacer y sobre todo de compartir... ¿No crees?

Ma. Dolores Altamirano Hernández es egresada de la Facultad de Pedagogía de la Universidad Veracruzana y con maestría en Educación Superior por la Universidad Cristóbal Colón. Docente desde hace 20 años desde el nivel medio hasta postgrado. Colaboradora en varios proyectos culturales como Cafés Literario, Círculo de lectores para adolescentes. Actualmente es docente frente a grupo y tutora en el Colegio Cristóbal Colón de Veracruz.



© 2012-2018 Destinoveracruz.com. Algunos derechos reservados.