Magia en el Bosque

Por: Maite Ramírez Solano
Magia en el Bosque Dentro de la magia que existe en el bosque bañado de luces y sombras bailarinas que endulzan la fauna y multiplican sus colores. Allí; vivía una pequeña niña adoptada por el cariño y la ternura de la naturaleza que la acogió desde sus primeros días en la tierra, ella viene de un lugar muy especial, mágico y lleno de luz, ella es un ser místico extraordinario, puro y devoto a su propia existencia.

Su nombre es Ágata. Si... Tal cual al nombre que hace referencia a esas piedras mágicas y curativas que utilizan los magos y hechiceros para sus preciados talismanes, ella recibió este nombre por sus dones de curación, su percepción, su devoto amor a la vida y a sus guías que siempre la acompañan.

Ágata es una pequeña y mágica seductora que disfruta pasear en el bosque, se divierte mucho bailando y cantando con todos los animales que lo habitan, le encanta jugar a las escondidas entre las plantas y los árboles regocijándose entre los dulces y frescos aromas que lo componen, disfruta de las moras frescas junto a las ardillas y venados silvestres, escribe cuentos sorprendentes llenos de destellos mágicos con la ayuda de los búhos, lee extraordinarias historias en la punta de los árboles para que todo el bosque las escuche, medita cerca del río cuando esta triste y también elabora esencias mágicas gracias a las dulces ranitas y otros insectos que le ayudan.

Cuando algún habitante del bosque se enferma; Ágata siempre tiene la cura para ese mal, si alguien se encuentra triste ella le ofrece chochitos de comprensión, dulzura y amor, si alguien esta enojado ella le brinda gotitas de prudencia, paciencia y sensatez, y si alguien obra mal ella misma se encarga de impartirle un buen sermón endulzado con reflexión y armonía.

En las ocasiones cuando entra un humano al bosque; la pequeña Ágata goza jugar a las escondidas con ellos, los atrapa con sus risitas dulces, su sombra frágil tras las plantas verdes y crujientes, los baña con lluvias de flores a mil colores y tenues toques de esperanza, despierta sus sentidos con sutiles cantos barrocos que envuelve sus almas enlazándolas a la naturaleza, al contexto de la vida y su origen...

Su juego cierra presentándose ante ellos para curar sus penas, sus tristezas, su nostalgia, sus rencores, sus miedos o la enfermedad que el mundo exterior les ha sembrado en su interior, esos síntomas que envenenan el alma, que desprenden al amor, que desembocan carencias y matizan a la mente con sorbos de egoísmo.

Los humanos al verla siempre quedan fascinados con ella sin temerle; Ágata irradia mares de amor, paz, dulzura, comprensión y encanto... Ella sólo se presenta una vez aliviando las impurezas, maquilla sus rostros, sus mentes, sus almas y sus corazones regresando a sus espíritus la magia nata de su existencia... Toca sutilmente sus frentes y así... ella logra todo este encanto llenando de luz sus corazones para después difuminarse entre los tonos radiantes del sol y no volver a aparecer.

Maite Ramírez Solano, nació el 23 de Marzo de 1975 en la Cd. de México DF. Es Lic. en Mercadotecnia. Estudió en la Escuela Superior de Bellas Artes en Atenas, Grecia. Ha participado en varios Proyectos como el de Alas y Raíces a los niños, en Festivales Culturales para la capacitación con talleres de artes plásticas para Asistentes Educativas, en el Centro Fox como expositora y tallerista; en actividades artísticas, en funciones comunitarias de estructura artística con el DIF y hasta hace unos meses se desempeñaba en el CEVART como Analista de Educación Satelital; llevando el proyecto de la Teleaula -Canal 23- Red de las Artes-CENART donde ha manejado varios proyectos como “Feria de las Artes”, Red de las Artes con Casas de Cultura, Capacitación de maestros, artistas y gestores culturales. Actualmente está en el área académica del Centro Veracruzano de las Artes “Hugo Argüelles”; con la coordinación, proyección y desarrollo de toda la oferta académica que se trabaja en el Centro.



© 2012-2018 Destinoveracruz.com. Algunos derechos reservados.