Alameda Díaz Mirón en el puerto de Veracruz

Alameda Díaz Mirón en el puerto de Veracruz La Alameda de Díaz Mirón en la ciudad de Veracruz ha sido un lugar de paseo para la ciudadanía desde la segunda mitad del siglo XVIII, misma que en esa época recibía el nombre de “Paseo de Alvarado”.

En la década de 1840, se le cambió el nombre por el de “Paseo de Malibrán”, mismo que en las crónicas de aquellos días se describe como lleno de arena y polvo, por lo que para transitarlo era más apropiado hacerlo en carros con caballos.

Hacia el año se 1858, en un plano que publicó Miguel Lerdo de Tejada, el camino se identificaba con el nombre de “Paseo de los Cocos”, posteriormente, en 1880 la calle toma el nombre de “Avenida de la Libertad”, manteniendo la alameda el nombre de “Paseo de los Cocos”, definiendose mejor el trazo y límites de la calle, las areas verdes y el paseo.

El paseo se dividió en dos partes, una que contenía una vereda flanqueada de bancas y dos hileras de árboles sin cesped, la cual se localizaba cerca del puente del río Tenoya y otra que se formaba de areas verdes amplias y cuatro hileras de árboles y palmeras, misma que se encontraba cerca de la actual calle de “Cañonero de Támpico”.

Se construyó una glorieta que delimitaba el final de la alameda llamada “Glorieta de la Laguna” (Parque Zamora en la actualidad) en el año de 1881, misma que contenía una estatua a la libertad y dos fuentes, estaba unida a la alameda por el puente que cruzaba el río.

Durante la invasión norteamericana de 1914, sirvió de base para campamentos del ejercito local cerca de la laguna de “Los Cocos”, mismo paseo por donde transitó al mando del militar y político veracruzano Candido Aguilar el ejercito constitucionalista para hacer efectiva la entrega de la ciudad de Veracruz de manos del ejercito invasor en noviembre de ese mismo año.

En el año de 1915 la glorieta (prolongación de la alameda) fue sustituida por un gran parque (Zamora), permaneciendo unicamente la alameda de “Paseo de los Cocos”.

Durante la década de los 20’s del siglo pasado, por sugerencia del ingeniero e investigador jalisciense Miguel Angel de Quevedo, se cambiaron las palmeras por pinos australianos (casuarinas).

Debido al fallecimiento del poeta veracruzano Salvador Díaz Mirón, como un homenaje a su figura, en el año de 1929 la “Avenida de la Libertad” adopta el nombre del poeta, pasando a llamarse tanto la calle como el paseo “Salvador Díaz Mirón”.




© 2012-2018 Destinoveracruz.com. Algunos derechos reservados.