El Ferrocarril Mexicano

El Ferrocarril Mexicano El ferrocarril mexicano a lo largo de los últimos dos siglos, se significó como un medio de transporte fundamental en la vida económica y social del estado de Veracruz, al convertirse en el principal y más accesible medio de trasporte hacia la capital del país.

Su historia comienza en agosto de 1837, cuando Francisco de Arrillaga recibió la concesión para crear la primera vía ferroviaria del país, la cual cubriría el camino del puerto de Veracruz a la ciudad de México.

Debido al fallecimiento de Arrillaga al poco tiempo, el proyecto ni siquiera fue comenzado, y no fue sino hasta 1842 cuando se le otorgó una nueva concesión a la comisión de Acreedores del Camino de Perote a Veracruz para la construcción de la vía, la cual recorrería el tramo de la ciudad de Veracruz hasta Río San Juan.

Como resultado del ambiente conflictivo en que se encontraba sumido el país en esos años, la obra avanzó muy lentamente y en siete años solo pudieron construirse siete metros de vías. El 16 de septiembre de 1850 después de dos años de intenso trabajo, fue inaugurado el primer tramo de ferrocarril en México, el cual recorría trece kilómetros y llegaba hasta El Molino.

Durante el gobierno de Benito Juárez fue refrendada la concesión a los hermanos terratenientes Manuel y Antonio Escandón (anteriormente el presidente Santa Anna se las había otorgado), aunque Manuel murió en el año de 1862, quedando Antonio al frente del proyecto ferroviario.

Finalmente fue inugurado el Ferrocarril Mexicano el día 1 de enero de 1873 con la realización del primer viaje desde la ciudad de México al puerto de Veracruz a bordo de dos vagones, festejo encabezado por el presidente Sebastián Lerdo de Tejada, que también contó con la participación de personalidades de la época, como Ignacio Altamirano, Antonio García Cubas e Ignacio Ramírez “El Nigromante”.




© 2012-2018 Destinoveracruz.com. Algunos derechos reservados.