Veracruz: primera vez heroico

Veracruz: primera vez heroico El 24 de febrero de 1821 Agustín de Iturbide proclamó el “Plan de Iguala”, adhiriéndose a este plan cuando tomó Valladolid, avanzando junto con el ejercito trigarante, con el cual hizo su entrada a la ciudad de México en la calle de los Plateros el 27 de septiembre de ese mismo año.

Al no estar de acuerdo con la consumación de la independencia mexicana, el general José Dávila se fué el 9 de octubre del castillo de San Carlos localizado en la ciudad de Perote para concentrarse en la ciudad de Veracruz el día 26, donde evacuó la plaza y ocupó el castillo de San Juan de Ulúa.

El general fue reemplazado por el brigadier Francisco Lemaur, el cual envió una fuerte advertencia a Veracruz, solicitándole su rendición, a lo cual se negaron los veracruzanos provocando que Lemaur comenzara a bombardear la plaza desde el día 25 de septiembre de 1823 hasta el 3 de octubre, destruyendo la ciudad pero sin lograr que los valientes veracruzanos se rindieran.

Lemaur fue reemplazado por el brigadier José Cóppinger en el año de 1825, aunque seguían recibiendo provisiones en el castillo, estas cada vez eran más escasas ya que los envíos desde la ciudad de la Habana eran cada vez más distanciados.

Agustín de Iturbide se proclamó emperador y el general Antonio López de Santa Ana se levantó en armas contra él, proclamando la República en el Plan de Mata Casa el primero de febrero de 1825,apoyado por Guadalupe Victoria, Miguel Barragán y Esteban Moctezuma, con lo que logra revocar el imperio y expulsar a Iturbide del país.

Es nombrado el General Miguel Barragán comandante militar y Gobernador de Veracruz, promulga la primera constitución veracruzana a través del congreso de Xalapa el 3 de junio de 1825, pero teniendo una de sus principales preocupaciones en la ocupación española del castillo de San Juan de Ulúa.

Junto con Pedro Sainz de Baranda idearon un plan para liberar el castillo, concentraron la flota, clausuraron el puerto de Veracruz e invadieron la isla de sacrificios con el fin de cortar las provisiones a los españoles; al ver esto el general Cóppinger acordó con Barragán una tregua y que si en determinado tiempo no recibía la ayuda que esperaba de Cuba firmaría una capitulación honrosa.

Los primeros días de noviembre se acercaron a Veracruz las embarcaciones de auxilio españolas, pero la flota al mando de Sainz de Baranda le cerró el paso haciendo que dieran la vuelta y se marcharan de regreso a Cuba, decidiendo el general Cóppinger entregar el castillo para que el día 18 de noviembre de 1825 volviera a ondear en lo más alto la orgullosa bandera mexicana.




© 2012-2018 Destinoveracruz.com. Algunos derechos reservados.