Talphán, la montaña sagrada

Talphán, la montaña sagrada Talhpán, la montaña sagrada, cuyo significado en totonaca es orilla o barranca, es un lugar que desde el año de 1885 los totonacas se han esmerado en conservar puro, ya que en este lugar mágico se carga de energía, se medita y se purifica el alma humana. El nombre Talphán representa al dios del monte “Kihuikgolo”.

Para llegar a este sereno sitio hay que cruzar el puente del remolino, a un kilómetro en la carretera a San Andrés y Martínez de la Torre, junto a un restaurante llamado “El mirador”, se encuentran unos arboles llamados Chacas, donde el camino baja hacia el río a través de unos escalones de piedra, hay que cruzar un arroyo pequeño de aguas mansas siguiendo el rumbo de la vereda.

Después de muchas subidas y bajadas se logra llegar a la gruta del altar natural, donde los murciélagos se la pasan todo el día colgados reposando. Sobre el muro de piedra se encuentra un adoratorio pequeño que esta constituido por una mesa cubierta por un mantel blanco, incienso, veladoras, flores y una imagen religiosa.

Sobre este pequeño altar los chamanes realizan sus limpias y curaciones que tienen como objetivo curar las enfermedades del alma. Esta ceremonia goza de una gran fama alcanzada con la difusión de persona a persona.

La ceremonia es presidida por el patrono de los animales: San Antonio de Abad el 17 de enero, ya que de esa forma se mantiene el hombre en armonía con la fauna, lo que favorece a su naturaleza.

El 21 de marzo se repite esta ceremonia, ahora en honor a la primavera, como muestra la integración del hombre con la flora, con el medio ambiente.

El 24 de junio el ritual de limpia esta destinado a San Juan Bautista, patrono de la comunidad.




© 2012-2018 Destinoveracruz.com. Algunos derechos reservados.