Salvador Díaz Mirón

Salvador Díaz Mirón Vio la luz por primera vez el 14 de diciembre de 1853, en la ciudad y puerto de Veracruz, hijo de un periodista que fue también gobernador del estado, del cual heredó ese gran interés que siempre demostró por las causas políticas.

Comenzó su carrera en el periodismo a la temprana edad de 14 años, y ya para el año de 1874 es conocido en el campo de la poesía, ya que algunos de sus versos formaron parte en la recopilación antológica titulada “El Parnaso Mexicano”. Con la publicación de esta antología, da comienzo la primera parte de su obra, que abarca los años de 1874 a 1892, y que se ubica dentro del romanticismo, a esta época pertenecen “Ojos Verdes” y su gran “Oda a Victor Hugo”.

En 1876, a consecuencia del duro tono crítico que acompañaban sus escritos periodísticos, realizados para el diario “El pueblo”, es sacado del país con rumbo a los Estados Unidos en calidad de deportado. A su vuelta del país del norte, tuvo colaboraciones con varios medios periodísticos: El imparcial, El orden y El diario, además de hacerse cargo de la dirección del periódico del cual su padre era el propietario: “El Veracruzano”.

Tuvo un destacado desempeño como diputado, cargo al que fue designado en el año de 1884. Cerca de las elecciones generales, en 1892, asesina a Federico Wólter, en un caso de legítima defensa, del cual es absuelto después de pasar más de cuatro años en la cárcel.

Con la publicación de su obra “Poesía” en el año de 1895, da inicio la segunda parte de su obra literaria, poco después se publicaría la que es considerada su obra más importante: “Lascas”. Las obras Claudia, Idilio, A Tirsa y El fantasma forman parte de esta etapa.

En 1910 se ve metido otra vez en problemas legales, siendo otra vez diputado, cargo al que fue electo en 1904, recibe el desafuero y es encarcelado por intento de asesinato contra el diputado Juán C. Chapital. Es puesto en libertad una vez que la revolución proclamó su triunfo.

Fué director del diario “El imparcial” en el período de gobierno de Victoriano Huerta. Poco después, con la caída de Huerta, emigra por un tiempo a Europa y a Cuba, lugares donde se desempeñó como maestro de Literatura, Francés e Historia Universal, hasta que Venustiano Carranza permite su regreso a México, restituyéndole sus propiedades y bienes.

En la etapa final de su obra poética, Salvador Díaz Mirón deseaba agrupar en varios tomos muchas de sus nuevas poesías, trabajo que no llegó a concluir debido a su fallecimiento el 12 de junio de 1928, en la ciudad de Veracruz. A esta época pertenecen sus obras: “El ingenioso Hidalgo”, “A un profeta” y “Los peregrinos”, entre muchas otras.

Los restos mortales de Salvador Díaz Mirón fueron sepultados en la Rotonda de los Hombres Ilustres en la ciudad de México.




© 2012-2018 Destinoveracruz.com. Algunos derechos reservados.