Movimiento de inquilinos en Veracruz

Movimiento de inquilinos en Veracruz El movimiento de inquilinos que tuvo lugar en el puerto de Veracruz en la década de los 20´s, se distinguió por ser una movilización urbana a la que se agregaron los sectores marginados de la ciudad, alrededor del Sindicato Revolucionario de Inquilinos, presidido por Heron Proal, un personaje con ideas anarquistas.

Los problemas comenzaron el día 28 de febrero de 1922 en una reunión realizada en la calle Guerrero, en la que Heron Proal persuade a las prostitutas de la zona a suspender el pago de la renta y prenderle fuego a las casas, a lo cual las trabajadoras sexuales se sublevan el 5 de marzo amenazando con realizar una hoguera con las cosas flamables de las cuarterías y vecindades que habitaban, para posteriormente enviarle una carta al presidente Álvaro Obregón solicitándole su intervención para que pusiera en su lugar a esos propietarios mercenarios y explotadores.

Dentro del Sindicato Revolucionario de Inquilinos se suscitaron divisiones derivadas de envidias, intereses e ideologías, y Proal fué acusado por José Olmos (quien era militante del Partido Comunista Mexicano) de corrupción y malos manejos de los fondos del sindicato, intentando los inquilinos asesinar a Olmos, al acusarlo de traidor, generando con estos hechos una gran manifestación que desembocó en una masacre que tuvo lugar la noche y madrugada del 5 y 6 de julio de 1922, donde el ejército de manera decidida mató a 150 inquilinos, además, se reportó también la muerte de dos soldados.

Heron Proal fue encarcelado junto con otras 140 personas por alterar el orden público, siendo liberado en el mes de mayo de 1923, regresando a la presidencia del sindicato con el apoyo de la Federación de Mujeres Libertarias, una agrupación radical femenina que encabezaba María Luisa Marín, amante de Proal.

Plutarco Elías Calles lo expulsó en el año de 1924 de Veracruz, arraigandolo en la Ciudad de México. Fue exiliado a Guatemala, regresando a Veracruz en 1929.

Como un dato irónico, se puede mencionar el hecho de que en agosto de 1931, Heron Proal fue apedreado por mujeres en la misma calle de Guerrero, lugar donde 9 años antes había comenzado el movimiento inquilinario, adonde se dirigía para destruir objetos religiosos, cosa que enfureció a las mujeres.

En la actualidad una calle del puerto lleva el nombre de Victimas del 5 y 6 de julio, en conmemoración a los sangrientos hechos ocurridos en 1922.




© 2012-2018 Destinoveracruz.com. Algunos derechos reservados.